Jejé Kids

El reto del biberón

No sólo es alimento ¡es su vínculo contigo!

Una de las preguntas más frecuentes entre los padres de niños pequeños, tiene que ver con el tema del biberón. Más aún, con el auge actual de la lactancia materna; en donde seguramente te has encontrado con muchos mensajes acerca de que la lactancia es lo ideal; sin embargo, existen muchos motivos por los que una madre decide lactar o recurrir al apoyo de biberones.

El uso del biberón de manera natural es por una necesidad alimentaria, al igual que la lactancia materna; sin embargo, para un pequeño, se convierte también en un factor que le brinda seguridad, confort y tranquilidad. Así, se crea un hábito alimentario que, llegado el momento indicado, hay que cambiar; sin embargo, también se ha creado un mecanismo de vínculo afectivo que también sufre cambios.

Desde el inicio de su vida, un bebé está aprendiendo y asimilando una cantidad inmensa de información recibida de su entorno. Se enfrenta a muchos cambios y su cuerpo reacciona con la finalidad de responder mejor mientras su cerebro comienza a hacer las asociaciones y conexiones necesarias para asimilar este proceso e identificar cuáles reacciones funcionan mejor.

La alimentación no sólo cubre una necesidad fisiológica, sino que además es la fuente directa más importante de expresión de afecto y es la acción más clara del vínculo entre una madre y su hijo, la relación más fuerte y que representa la mayor sensación de protección y seguridad para un bebé.

Los primeros meses de un bebé son los más importantes para la base de su organización mental, afectiva y social. Sus primeras necesidades se relacionan directamente con su supervivencia, por ejemplo: el alimento, sueño y cobijo. Sin embargo, la satisfacción de ellas tiene una influencia directa en su desarrollo afectivo y mental.

Para un bebé, el paso siguiente de ser amamantado es la alimentación por medio del biberón; el cual todavía guarda una relación directa de protección ya que el paso se realiza de manera gradual y todavía en brazos de su mami, en contacto físico, con intercambio de miradas, gestos y sonidos.

Por lo tanto, dejar el biberón, no significa solamente prescindir de un medio que es fuente de alimento físico, sino separarse de un ritual y un hábito que el bebé identifica con una necesidad emocionalmente básica: su seguridad y la expresión de afecto.

Por todo esto, recuerda que:
  • Cuando llega el momento de dejarlo, el proceso debe ser gradual, si tus pequeños se sienten presionados, forzados o amenazados, será más difícil que aprenda a tomar en vasito porque habrá sensaciones de malestar y angustia asociadas a este nuevo aprendizaje. Así que, papás, la paciencia, el amor, la motivación y la calma son la clave en este importante avance.

Precisamente, para darles una herramienta que les ayude a motivar a sus pequeños, en JEJÉ KIDS creamos “Chupón y biberón”,  una canción muy divertida con la que tus hijos se pueden identificar y en la que, además de contar con un ritmo divertido, los personajes pasan por la misma etapa que los pequeños de estar dejando el biberón, lo que les permitirá identificarse y tener un ejemplo que los motive de forma sencilla, además ¡es ideal para que la bailen juntos! Te invitamos a escucharla y a seguir explorando nuestro contenido.

Psic. Adriana Mendoza

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
ÚLTIMOS POSTS




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019