Jejé Kids

¡Adiós, adiós, chupón y biberón!

La importancia de dejar el uso del chupón y el biberón

Cuando los pequeños comienzan a ampliar sus opciones alimentarias, muchos papás se preguntan hasta qué edad es recomendable que sigan usando el biberón o el chupón.

Recordemos que, en el caso del biberón, es una actividad que muchos niños realizan desde que nacen cuando las madres no pueden lactar de manera natural por algún motivo y, en otros casos, el biberón se emplea como un elemento de transición entre la lactancia materna y el paso a beber en vaso. En cualquier caso, el biberón no sólo está ligado a la satisfacción de una necesidad fisiológica, sino que también es una actividad que conlleva un importante aspecto emocional.

Tratándose del chupón, si bien no cumple con una función alimentaria; muchos padres aún recurren a su uso como elemento de apoyo principalmente para ayudarlos a tranquilizarse en determinados momentos.

Hay pequeños que sobrepasan los 4 años y siguen usando el biberón o el chupón. Esto no es lo más recomendable porque representa ciertos riesgos para su salud como:

  • la caries; porque conforme crecen mantienen el biberón por largos periodos en su boca y los líquidos que se acumulan provocan el desarrollo de bacterias;
  • la anemia por deficiencia de hierro; ya que el uso continuado limita la inclusión de otras comidas importantes en la dieta del bebé
  • aumento en el riesgo de sobrepeso u obesidad
  • baja su interés hacia otro tipo de alimentos
  • dificultad para conciliar el sueño por si mismos
Entonces ¿cuál es la mejor edad para dejarlos?

Mientras más pronto, mejor. Si tus pequeños ya se habituaron a ellos, se recomienda que se inicie el proceso alrededor del primer año. Ve sustituyendo el biberón por la tacita o vaso entrenador para que vaya acostumbrándose. Antes de esto, es ideal que, desde los 8 o 9 meses comiences a usar el vaso entrenador para que se familiarice y lo identifique también como una rica fuente de alimentación.

En el caso del chupón, comienza por no ofrecerlo a la menor solicitud; poco a poco ve espaciando los tiempos de espera antes de dárselo.

Felicítalo cuando tome líquidos en vaso y no en biberón, aliéntalo y motívalo para lograr hacer más cosas y que se sienta recompensado emocionalmente por su avance y aprendizaje. Recuerda que hay un aspecto emocional muy fuerte ligado a sus primeras formas de alimentarse y si lo motivas y se siente apreciado, también relacionará este bienestar a los nuevos alimentos que consumirá así como a la nueva forma de hacerlo.

Recuerda que JEJÉ KIDS puede ayudarte a conseguir esta retroalimentación a través de su canción “Chupón y biberón” que, además es muy llamativa y divertida para ellos. ¡No dejes de escucharla con ellos!

Psic. Adriana Mendoza

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
ÚLTIMOS POSTS




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019