Jejé Kids

¿Tus hijos son muy pequeños para aprender límites?

Cómo construir límites emocionalmente sanos sin importar lo pequeños que sean

Todos hemos sido, en algún momento, testigos de un episodio de berrinches de un niño. Cuando vemos a la mamá o al papá luchar y batallar para calmarlos sin tener éxito y muchas veces, rindiéndose ante los gritos, optando por la solución más rápida para tranquilizarlo. ¿Cuántas veces, ante esas escenas, pensamos: “ojalá mi hijo no sea así de grande”?

Hay una frase que dice: “Es mejor prevenir que lamentar”, y en este caso, puede ser muy útil para ilustrar la importancia que tienen ciertas prácticas tempranas en el comportamiento futuro de los niños. El proceso de implementar autoridad, límites y seguridad en un pequeño debe iniciar desde sus primeros meses de vida.

¿Cómo hacerlo lo antes posible?

Comencemos por recordar que los límites tienen una base importante que tiene que ver con la predictibilidad de los acontecimientos, con entender la noción de causa-consecuencia.

Las claves son:

  • Rutinas y horarios predecibles
  • Satisfacción ordenada de sus necesidades
  • Confianza
  • Paciencia

Los límites se pueden ir asimilando poco a poco dentro de casi todas las actividades cotidianas en la familia. Una muy buena forma es iniciar con el establecimiento de horarios fijos de los procesos fisiológicos básicos de un bebé: alimentación y sueño. Cuando un bebé percibe que existe cierta regularidad y ritmo en sus descansos, el comer y los períodos de compañía, estimulación o de estar solito, su ansiedad irá bajando, lo cual le ayudará a estar menos irritable y perceptivo al amor y afecto de su mamá.

Aprenderá que sus necesidades serán satisfechas sin necesidad de exigir por medio de explosiones de llanto; se volverá un bebé tranquilo, relajado, confiado y se generará la estabilidad necesaria para su crecimiento; además de que, establecer estas rutinas contagiará de orden y estructura a la casa y la familia.

Más adelante, incluiremos la noción de equilibrio entre ‘ceder’ y ‘prohibir’. Un bebé que ya confía intuitivamente en sus padres, tendrá la disposición de que “ellos saben lo que hacen”. En la etapa de la exploración estableceremos qué objetos SI puede tocar, chupar, golpear, etc., en tanto que le indicaremos cuáles objetos NO puede chupar, golpear o tirar. La base es ser muy constantes en nunca hacer excepciones, ya que en este momento ellos no analizan toda la situación y no entenderán que hoy si les dejaron tomar el cuchillo porque papá piensa que “tiene reflejos rápidos” pero mañana papá no estará y seguirán queriendo jugar con el cuchillo.

Las más grandes dificultades a sortear serán la constancia y la paciencia. Habrá momentos en que todo se saldrá de control ¡volvamos a comenzar! En Jejé Kids estamos convencidos de que esto es un proceso y necesitaremos motivación en él, así que creamos Un pajarito, una canción que te ayudará a transmitir la importancia de seguir las reglas de una manera animada y sutil.

¡Aprendamos junto con los niños!

Psic. Adriana Mendoza

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
ÚLTIMOS POSTS




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019