Jejé Kids

Padres conscientes construyen límites sanos

El amor se transmite también con límites desde pequeños

El ser padres nunca es algo sencillo, sin embargo una de las cosas que más nos puede inquietar es el aprender a poner límites con nuestros hijos. Definitivamente es una tarea bastante complicada en la que siempre vamos a estar aprendiendo, pero es una de las más necesarias para un niño y lo mejor es iniciar lo antes posible.

Cuando hablamos de límites, el sólo hecho de mencionar la palabra, evoca en muchas personas el concepto de “prohibición” como algo negativo o como si tuviera por sí sólo un tinte autoritario o represor. Nada más alejado de esto.

En muchos padres existe la creencia de que una crianza amorosa y protectora implica la ausencia de regaños o de limitaciones. Durante una época incluso, los padres preferían verse a sí mismos como “el mejor amigo o amiga de sus hijos” antes que verse como los padres autoritarios.

En general, el amor y el afecto no necesariamente tienen que ser permisivos, de la misma forma en que los límites no necesariamente se imponen a través de gritos, regaños o conductas represoras.

Los límites son necesarios para la conformación de la personalidad en los niños, se necesita crecer dentro de un ambiente estructurado exteriormente para poder aprender la estructura interna, emocional y mental necesaria para la vida.

Un límite bien manejado a tiempo, nos ahorrará muchísimos conflictos en adelante.

¿Por dónde podemos comenzar?

En la tarea del manejo de límites, el principal trabajo es que los adultos tengamos claro qué cosas se permiten, cuáles no, en qué momentos si y en qué situaciones no. Para comenzar, toma en cuenta estas pautas:

  • Comunica los límites a tiempo. No es recomendable esperar hasta que ellos transgredan el límite para regañarlos o reprenderlos, porque en medio de la frustración y el enojo, ellos no pondrán atención en la regla, sino en el regaño en sí mismo.
  • Comunica las consecuencias. Siempre buscar un momento tranquilo y comunicarles las normas “de casa”, así como las consecuencias que tendrá el no cumplir o transgredir cualquiera de ellas. Y procurar ser muy cuidadosos y constantes en cumplir dichas consecuencias siempre y en todo momento sin excepción.

Los pequeños están en una etapa natural de medir sus alcances así que, si los padres no son constantes y perseverantes, será muy sencillo para un niño entrar en una lucha de poder que terminará justamente en lo que no deseamos: pleitos, gritos y castigos.

Para Jejé Kids, este es un tema vital, por ello hemos creado ‘Un pajarito’ una canción muy linda que habla acerca de la importancia de estos límites y las consecuencias de romperlos; de una manera sencilla y fácil de entender para un pequeñito. ¡Te invitamos a escucharla con ellos!

La transmisión de amor y afecto también requieren seguridad y la sensación de contención. Dos aspectos muy importantes en la crianza de un niño. Un pequeño que crece con la sensación de que papá y mamá son figuras estables, seguras y que lo contienen en sus actos, asimilará de forma más sencilla su propia seguridad personal.

Psic. Adriana Mendoza

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
ÚLTIMOS POSTS




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019