Jejé Kids
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

¿Por qué sonríe un niño?

Cuándo aparece la alegría en la infancia

¿En qué momento los niños comienzan a experimentar emociones? La capacidad para tener respuestas emotivas ya se encuentra presente en los niños desde que nacen y la primera señal de ello es lo que llamamos ‘excitación general’ cuando existe estimulación en su entorno.

Estas primeras reacciones suelen ser exageradas, tanto el llanto como las sonrisas y risas; ya que comienzan por ser una especie de descargas que poco a poco irán convirtiéndose en elementos de comunicación de sus estados de ánimo.

El contacto con los padres es vital ya que desde sus muy tempranos 4 o 5 meses, comienzan a distinguir la diferencia entre los gestos de alegría, tristeza o enojo y comienzan a imitarlas. Seguramente has notado cómo copian los gestos que hace mamá o papá. Están aprendiendo de ti al observarte.

Aproximadamente a los 8 meses, tus hijos ya son capaces de entender el sentido de una broma porque identifican que es posible hacer algo para provocar reacciones de risas y sonrisas en los demás. Ellos ya comienzan a jugar “a ver qué provocan” y ese tipo de juegos le están ayudando a entender el nacimiento de la alegría.

Aunque todo esto pueda parecer trivial, son grandes avances en la construcción de sus primeras experiencias emocionales, para que, alrededor de los 9 meses empiezan a expresar su alegría comenzando a adquirir consciencia e intención al hacerlo.

¿Cómo puedes ayudar en este proceso?

Aunque comúnmente la alegría es una emoción socialmente aceptada y fomentada; muchas veces como padres no somos conscientes de la manera en que influimos en este aprendizaje.

En Jejé Kids buscamos compartir nuestro convencimiento de que podemos aprender mejores formas de expresar cada emoción, incluida la alegría.

  1. Mantén contacto visual y físico con tus hijos. Ellos se nutren al observar tus reacciones y su primera referencia sobre cómo expresarse cuando algo es satisfactorio, eres tú.
  2. Recibe con agrado su alegría. Decirle frases como “me gusta cuando sonríes” o “me encanta verte feliz cuando jugamos” lo orienta a saber que está bien mostrar su alegría y que su emoción es bien recibida por ti. No importa la edad, aunque aún no hable, ellos observan también tus expresiones y la entonación de tu voz. Puede acariciarlo o hacer gestos de aprobación.
  3. Expresa tu propia alegría. Aunque para nosotros como adultos pueda parecer obvio lo que sentimos cuando estamos alegres, no lo es. Dile a tus hijos lo que sientes en el pecho, tu cosquilleo, tus ganas de reír o cantar cuando estás alegre. La identificarán y sabrán hablar de ella.

La alegría es una emoción que se comparte y muchas veces no nos atrevemos a hacerlo, ya sea porque tememos la reacción de los demás, nos da vergüenza o sentimos inseguridad acerca de cómo los demás recibirán nuestra alegría.

Queremos un mundo donde nuestra alegría se contagie y nos haga feliz también la alegría de los demás. El hogar y la familia son la mejor escuela para que los niños aprendan a sentir y disfrutar de su alegría.

Psic. Adriana Mendoza

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Hay que hablarles sobre las diferentes que existen
ÚLTIMOS POSTS




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019