Jejé Kids
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Vivir, es experimentar emociones

No hay emociones buenas o malas ¡es maravilloso vivir todas!

Todas las emociones que los seres humanos somos capaces de experimentar, son naturales y van moldeándose a lo largo de nuestra vida y como resultado de nuestros procesos de aprendizaje.

Cada una, tiene razón natural de existir ya que dirigen nuestro comportamiento hacia nuestro bienestar. De la misma forma, cada una tiene una manera particular de comunicarse a los demás. Estas formas de expresión son completamente aprendidas dependiendo de la formación, educación y cultura de cada persona. Una de las etapas más significativas en este proceso, es la infancia; es por eso que los primeros años de nuestros hijos son cruciales para modelar una sana actitud frente a nuestras vivencias emocionales, para formar un aprendizaje constructivo de ellas.

Durante mucho tiempo ha existido una tendencia a pensar algunas emociones como “negativas” y otras como “positivas” ¿cómo podría ser negativa una emoción que es natural y que ayuda a nuestro desarrollo? En Jejé Kids estamos convencidos de que cada emoción que experimentamos es maravillosa porque todas forman el ser humano en que nos convertimos, así que queremos invitarte a mirar a las emociones desde otro punto de vista.

¿Para qué nos sirven las emociones?

Cuando hablamos de emociones como la alegría o el afecto, nos es muy sencillo pensar que son emociones agradables, ya que generalmente tenemos claro que sentimos euforia, bienestar, sensaciones de seguridad o de gratificación y ¡a todos nos encanta sentir eso!

Se vuelve más complejo con emociones como el miedo, la tristeza o el enojo, que conllevan sensaciones de ansiedad, inseguridad, incertidumbre, pesar, confusión o incluso cierto malestar físico. Al sentirnos así, nuestra tendencia natural es pensar que son emociones que no nos gusta experimentar, queremos evitarlas, pero justamente su valor está en esa respuesta. ¿A qué nos referimos? A que nos alertan de aquellas cosas que necesitamos evitar, de las que nos debemos defender o cuando necesitamos buscar protección o ayuda.

Todas estas emociones, que conforme crecemos se van mezclando y haciendo más complejas; tienen el mismo objetivo: guiarnos hacia nuestra supervivencia y llevarnos a construir un equilibrio.

Algunas lo harán atrayéndonos, algunas otras lo harán alertándonos. Pero todas están ahí para nuestro beneficio ¡todas son maravillosas!

Guiemos a los niños a experimentar todas sus emociones
  • Comencemos por mirarlas como una grandiosa ayuda, como nuestras mejores aliadas para indicarnos el camino. Si tú como guía de tus hijos, mantienes una perspectiva sana de la utilidad de cada emoción, sabrás transmitir esa actitud hacia ellos.
  • En lugar de pedirles que eviten sentir alguna emoción, ayúdales a identificar la utilidad de cada una de ellas. Las emociones que tratamos de evitar no desaparecen, pero si perdemos la oportunidad de aprender a vivirlas de la mejor manera.

Psic. Adriana Mendoza

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Hay que hablarles sobre las diferentes que existen
ÚLTIMOS POSTS




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019