Jejé Kids
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Si sobreproteges a tu hijo, crecerá dependiendo de ti

¿Qué pasa con un niño al que sus padres lo protegen excesivamente?

La etapa que va de los 3 a los 4 años trae consigo una serie de cambios a nivel físico y mental en los niños. Su cerebro y su cuerpo se encuentran en pleno desarrollo y ahora ya no son unos bebés, sino pequeños individuos que piensan por sí mismos, son capaces de observar y decidir.

Ya no se estarán quietos y querrán explorar todo cuanto les rodea y tú, en el afán de que no se lastimen o sufran, redoblarás tus esfuerzos por cuidarlo y protegerlo de cualquier peligro.

¿Pero qué pasa si caes en la sobreprotección?

Como mencionamos en la nota anterior*, la sobreprotección tiene un efecto benéfico que sólo es inmediato, al saber que lo salvaste de caerse, golpearse, ensuciarse, etcétera.

Sin embargo, a la larga tu hijo crecerá dependiendo de ti para solucionar situaciones propias de su edad, además de que frenarás su proceso de autonomía*.

¿Qué otras conductas puede presentar un niño sobreprotegido?

  1. Timidez. Como estará acostumbrado a que le resuelvas las cosas, le costará expresarse, a la vez que desarrollará una dependencia excesiva y esto le traerá sentimientos de inutilidad.
  2. Inseguridad. Tendrá poca confianza en sí mismo y en su relación con los demás.
  3. Miedos y fobias sociales. Expresará miedo, ansiedad y desconfianza al separarse de sus padres y tenderá al pensamiento negativo y al pesimismo.
  4. Egocentrismo. Como se habrá dado cuenta de que sus necesidades son resultas siempre, es fácil que se vuelva egocéntrico y tirano con todo su entorno.
  5. Socialización fallida. Por la poca o nula socialización* presentará un inadecuado e insuficiente desarrollo de sus habilidades sociales y no podrá construir relaciones sanas.
  6. Irresponsabilidad. No asumirá las consecuencias de sus actos, ya que sabrá que sus padres suelen asumirla, por lo tanto tendrá poca iniciativa y dificultad para tomar decisiones.
  7. Inactividad. En tu afán de protegerlo, lo privarás de experiencias y actividades, por lo que presentará un mal desarrollo de sus habilidades, capacidades y creatividad. Esto puede traerle depresión y trastornos afectivos.
  8. Problemas de aprendizaje. Pueden tener retrasos o dificultades en el aprendizaje y esto afectará su rendimiento académico.
  9. Cambios drásticos de humor.  Puede pasar de una emoción a otra sin razón aparente, del llanto al enojo, de la alegría a la tristeza, etcétera.

Las consecuencias son preocupantes, por eso creemos que para evitarlas puedes empezar por reconocer si estás cayendo en actos de sobreprotección con tu hijo.

¿Quieres saber más sobre este tema?  ¡Te invitamos a explorar nuestro contenido!

Xóchitl González, especialista Jejé Kids en
colaboración con Claudia Arlen Moreno y Maribel Solano

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Hay que hablarles sobre las diferentes que existen
ÚLTIMOS POSTS




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019




Al inscribirte recibirás información
para que juntos alcancemos el
Desarrollo Emocionalmente Sano

Política de PrivacidadJejé Kids 2019